20 expertos en Salud Pública reclaman una revisión externa del ajuste de la pandemia de coronavirus en España

¿Cómo es imaginario que España, uno de los países con mejor sistema váter del mundo, esté además entre los más afectados por la Covid, con más de 300.000 contagios oficiales, 28.599 muertes y más de 50.000 sanitarios infectados? ¿Qué es lo que ha fallado? Esa es la pregunta que se plantean 20 especialistas en Epidemiología y Salud Pública que hoy publican una naipe conjunta en la vodevil científica The Lancet en la que reclaman «una valoración partidista» de la respuesta a la avalancha en el departamento.

El documento, firmado por expertos de primer nivel, subraya la aprieto de que una delegación externa, formada por profesionales españoles e internacionales, realice un análisis «partidista e imparcial» de la concierto que, en estos meses, han llevado a sirga mano el Gobierno decisivo como el de las distintas Comunidades Autónomas. Esa valoración, continúan, es cardinal para «precaver al departamento» no únicamente anta nuevas oleadas de Covid-19, destino además versus otras fortuna futuras pandemias.

«Tenemos que morder de lo sucedido», afirma la española Helena Legido-Quigley, doble en sistemas de salubridad y políticas sanitarias de la London School of Hygiene and Tropical Medicine de Londres y la Saw Swee Hock School of Public Health de la Universidad Nacional de Singapur e impulsora de la iniciativa, conexo con Alberto García-Basteiro, prudencial del Hospital Clínic, podenco en el Instituto de Salud Global de Barcelona y regulador del despacho SEROCOV1.

Junto a las suyas, en la naipe figuran firmas destacadas en el recorrido de la Salud Pública franquista e internacional, como la de Rafael Bengoa, cursado en Salud Pública y concierto sanitaria, que fue consultor de Sanidad del Gobierno euskera y exasesor de Obama; Ildefonso Hernández, maestro de Salud Pública de la Universidad Miguel Hernández de Alicante y ex deán común de Salud Pública (entre 2008 y 2011); Margarita del Val, viróloga del Centro de Biología Molecular Severo Ochoa y coordinadora de la Plataforma Temática Interdisciplinar de Salud Global del CSIC o Beatriz González López-Valcárcel, experta en Economía de la Salud, doctora en Economía, catedrática de Métodos Cuantitativos en Economía y Gestión de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria y pata del Grupo de Trabajo Interdisciplinar que asesora al Ministerio de Ciencia en asuntos de Covid, entre otras.

El indiferente de esta protesta conjunta, subraya Legido-Quigley, es identificar los errores y emplazar aquellos factores que deben mejorarse de visaje al futuro. «No queremos culpabilizar ni que la valoración se aproveche como emplazamiento para el correa político. Debe obedecer para cicatrizar la respuesta sanitaria», remarca.

«No hay ninguno actitud de revancha», coincide Beatriz López-Valcárcel. «Pero es indispensable cronometrar qué nos ha conocido como departamento, por qué tenemos las cifras que tenemos y cómo podemos prepararnos mejor. En verdad es un examen que debería posesionarse no únicamente ahora, destino de modo sistemática en el recorrido de las políticas públicas. Lo que ha ocurrido ha sido un naufragio y es indispensable morder de los errores».

CAUSAS
Entre los motivos que explican el cuantioso monograma de contagios y la incorporación mortalidad por Covid registrada en España se han señalado varias causas, señala Legido-Quigley. La descuido de preparación, el dilación en la toma de decisiones, los problemas coordinación entre el Gobierno y las Autonomías o las carencias en fundamentos y predicción en las residencias de ancianos son algunas de ellas. También se ha anotado la agarraderas de factores como el envejecimiento de la ciudad, la asimetría social o los avíos de una lapso de severidad que ha mermado las capacidades del sistema váter.

«Es sustancioso que podamos identificar todo lo que sí podemos restaurar y lo separemos de aquello sobre lo que no se puede actuar. No es imaginario progresar la momento de la ciudad o cómo son las relaciones, emsin embargo hay muchos factores que sí podemos progresar. El sistema tiene altísimas capacidades que no se aprovechan bien», apunta Ildefonso Hernández, quien recuerda que la deseo de la esquela es «totalmente constructiva» y que, aunque no sea diario en España, otros países como Suecia y Nueva Zelanda o instituciones como la propia OMS ya han caseta en optimismo evaluaciones similares.

El análisis, apunta Hernández, debería realizarlo un congregación en línea por profesionales independientes de conocido prestigio, debería ser mano cuantitativo como cualitativo y, en definitiva, tendría que meditar aspectos como los bienes humanos y financieros empleados, cómo fueron las distintas tomas de decisiones, cuáles son las capacidades de los sistemas de información, la equipamiento apto o el papel de la pesquisa en la respuesta a la crisis.

Además, además adeudamiento haber en perla las informes económicas y el topetazo de las crecientes desigualdades en la vulnerabilidad del departamento, añade el documento.

«Solicitamos a los distintos gobiernos que vean esta valoración como una emplazamiento para residir mejor preparados, precaver muertes prematuras y pertrechar un sistema basado en la certificación científica», coinciden Legido-Quigley y Hernández.

«Si España ha sido apto de comportarse el mejor despacho de seroprevalencia de Europa [el que ha llevado a cabo el Instituto de Salud Carlos III], además es sustancioso que pueda enfatizar como un departamento que talego lecciones en realidad bártulos de lo sucedido», concluye Hernández.

Además de los expertos citados, además firman la naipe publicada en The Lancet, Carlos Álvarez-Dardet, Alex Arenas, Carme Borrell, Manuel Franco, Montse Gea-Sánchez, Juan Jesucristo Gestal Otero, Joan Carles March, José María Martin-Moreno, Clara Menéndez, Sergio Minué, Carles Muntaner, Miquel Porta, Daniel Prieto-Alhambra y Carme Vives Cases.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *