Descubren un cáncer maligno en un dinosaurio

Una presencia dirigida por el Royal Ontario Museum (ROM) y la Universidad McMaster, en Canadá, ha llevado al tacto y dictamen de un cáncer de juanete endiablado animado, un osteosarcoma, por primera vez en un dinosaurio, según publican los autores en la vodevil médica The Lancet Oncology.

El juanete canceroso en cuestión es el peroné de un Centrosaurus apertus, un dinosaurio con cuernos que vivió hace entre 76 y 77 millones de años. Descubierto originalmente en el Dinosaur Provincial Park de Alberta en 1989, se pensó originalmente que el posterior malformado del reliquia representaba una fractura curativa.

Al reparar las propiedades inusuales del juanete en un delirio al Museo Royal Tyrrell en 2017, el galeno David Evans, director de la Cátedra de Paleontología de Vertebrados del ROM, y los doctores Mark Crowther, leedor de Patología y Medicina Molecular, y Snezana Popovic, osteopatóloga, entrelos dos de la Universidad McMaster, decidieron averiguar más a bovino utilizando técnicas médicas modernas. Reunieron un hueste de especialistas multidisciplinares y profesionales médicos de campos que incluyen patología, radiología, cirugía ortopédica y paleopatología.

“El dictamen de cáncer animado como saliente en los dinosaurios ha sido arduo de demorar y requiere veteranía médica y múltiples niveles de grafología para identificarlo adecuadamente -explica Crowther, quien igualmente es donante y facultativo del Royal Patrons Circle en el ROM-. Aquí, mostramos la rúbrica inconfundible del cáncer de juanete adelantado en un dinosaurio cabrón de 76 millones de años, el exterior de su tipo. Es muy emocionante”.

Después de examinar, testimoniar y convencer educadamente el juanete, el hueste realizó una tomografía computarizada (TC) de suscripción resolución. Luego seccionaron finamente el juanete reliquia y lo examinaron bajuno un microscopio para evaluarlo a altitud celular óseo. Potentes herramientas tridimensionales de reconstrucción por TC se utilizaron para divisar la matiz del cáncer a través del juanete. Usando saliente intolerante proceso, los investigadores llegaron a un dictamen de osteosarcoma.

Para ratificar saliente dictamen, compararon el reliquia con un peroné llano de un dinosaurio de la misma especie, así como con un peroné humano con un evento confirmado de osteosarcoma. El individuo reliquia es de un dinosaurio formado con una mojón descubierta de cáncer que puede capital invadido otros sistemas del cuerpo. Sin embargo, se encontró en un litera de bosquejo masivo, lo que sugiere que murió como telediario de una gran ganadería de Centrosaurus golpeada por una inundación.

“El juanete de la comedón signo cáncer animado en una mojón descubierta. El cáncer habría tenido útiles devastadores en el don nadie y lo habría acto muy débil a los formidables depredadores de tiranosaurios de la época -explica Evans, experimentado en estos dinosaurios con cuernos-. El acto de que saliente dinosaurio herbívoro viviera en una gran ganadería madrina puede haberle ratificado sobrevivir más legislatura de lo llano con una dolencia tan devastadora”.

El osteosarcoma es un cáncer de juanete que generalmente ocurre en la segunda o tercera decenio de la vida. Es un aumento confuso y desorbitado de juanete que se propaga aprisa mano a través del juanete en el que se origina como a otros órganos, sobre todo en el pulmón.

“Es encantador e inspirador ver un interés multidisciplinario comparable que usamos para diagnosticar y referirse el osteosarcoma en nuestros pacientes que conduce al primer dictamen de osteosarcoma en un dinosaurio”, resalta Seper Ekhtiari, natural de cirugía ortopédica en la Universidad McMaster.

“Este tacto nos recuerda los vínculos biológicos comunes en todo el reino torpe y refuerza la tesis de que el osteosarcoma tiende a ahogar los bosquejo cuando y adonde están creciendo más aprisa”, añade.

Este oficina tiene como indiferente decidir un reciente normalizado para el dictamen de enfermedades gota claras en los fósiles de dinosaurios y abre la cerco a diagnósticos más precisos y seguros. Establecer vínculos entre la dolencia humana y las enfermedades del visto ayudará a los científicos a captar mejor la crecimiento y la genética de diversas enfermedades.

La testimonio de muchas otras enfermedades que compartimos con los dinosaurios y otros animales extintos aún puede existir remembranza en las colecciones de los museos que necesitan un reciente competición utilizando técnicas analíticas modernas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *