Por qué Hollywood no puede dejar de hacer nuevas versiones de películas extranjeras