La Asociación Española de Abogados Cristianos denuncia por “delito de odio” el derribo de un monumento franquista