La canción agresiva y machista de la que renegó John Lennon