Con los “Chalecos amarillos” y los sindicatos a la huelga general