Nadal somete al joven Korda en una mañana inhóspita

[ad_1]

Hasta ahora, y a la vista de lo acontecido, la pregunta es cuántos juegos ganará el adversario de Rafael Nadal, qué oposición será capaz de presentar, hasta dónde le darán las fuerzas. El número dos del mundo venció a Sebastian Korda por 6-1, 6-1 y 6-2, en una hora y 55 minutos y se clasificó para los cuartos de final de Roland Garros. Tampoco el rival del martes en cuartos eleva demasiado el listón: será el italiano Jannik Sinner, 75º, que sorprendió a Alexander Zverev, sexto favorito: 6-3, 6-3, 4-6 y 6-3.

Será su primera presencia en esta ronda de un major y también su primer enfrentamiento con el español. De los cuatro hombres que trataron de aplacar hasta ahora al número dos del mundo, Igor Gerasimov ha sido el más aventajado, pues casi hizo saltar la banca con los 10 juegos conquistados. El número 83 del mundo se marchó con un digno 6-4, 6-4 y 6-2. Peor le fueron las cosas a Mackenzie McDonald, 236º, quien se quedó en cinco: 6-1, 6-0 y 6-3. Y no mucho más allá prosperó Stefano Travaglia, 74º: 6-1, 6-4 y 6-0.

Korda, 213º, se quedó en cinco. Empezó el partido con un aire irreverente, atacando los segundos saques del español, abriendo ángulos, construyendo dos pelotas de rotura, todo un lujo esto último también ante un hombre que nada concede. Poco más dijo el estadounidense, hijo de Petr Korda, ganador del Abierto de Australia en 1998 y finalista de Roland Garros seis años antes.

Todo distinto

Roland Garros es un torneo en estado de excepción, con la renovada Philippe Chatrier desnuda, sólo punteada por algunas privilegiadas siluetas en el domingo que señala el ecuador de la competición, donde las confrontaciones empiezan a tomar vuelo. Fecha festiva, donde cada año suele crecer aún más la circulación por el recinto, ahora apagado, silencioso, cautivo de la brava meteorología, sometido por el azote de la pandemia.

La mañana fría, muy ventosa, hasta el punto de obligar a Nadal a girar sobre sí mismo para acabar golpeando de revés una pelota que venía franca hacia su drive, en una curiosa secuencia, poco contribuyó a dar realce al partido. Si no fuera por la presencia del 12 veces ganador del torneo y por la magnitud del escenario, las trazas invitarían a confundir la disputa con la de un torneo cualquiera.

Sin traicionar el estilo

Nadal hace su trabajo, deja en nada a una de las sensaciones de este Roland Garros, a un chaval que se había colado entre los 16 mejores viniendo de la fase previa, sin pasado sobre la arcilla. Ahí estaba, frente a su ídolo, sin traicionar el estilo, golpeo limpio, asunción de riesgos… En poco más de una hora ya se encontraba dos sets abajo, reducidos sus intentos a ese prometedor primer juego. Hay que agradecerle a Korda su tenacidad, el deseo de competir incluso con el resultado tan adverso.

No quería pasar a engrosar la lista de quienes sufrieron con mayor estruendo la autoridad de Nadal, figurar entre los más agraviados por los números. Rompió de inicio en el tercero y estiró algo su primera aparición en la Chatrier. Nadal consiguió su 97ª victoria en Roland Garros. Llegar a las cien en esta edición tendría un significado mucho mayor: supondría, además de su decimotercer título en estas pistas, igualar los 20 del Grand Slam de Roger Federer.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más

TenisNadal debuta con comodidad en su aventura más difícil en París
Roland Garros 2020Nadal también liquida a Travaglia y se presenta intacto en octavos
US OpenY al fin, un campeón de los 90 en Nueva York

[ad_2]

Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *