Una ola de solidaridad con la huelga de Cacaolat