Una víctima como Dios manda. Por Alicia Murillo